Julio en 35 mm

Julio en 35 mm

¿Cuándo una foto de Cortázar empezó a ser más que “una foto de Cortázar”? Cada imagen del autor tiene una historia detrás y un significado que permite entender su universo.

Jugar o no jugar, esa es la cuestión

Jugar o no jugar, esa es la cuestión

Rayuela es, qué duda cabe, la obra canónica del escritor. Sin embargo, las particularidades de su estructura, que posibilita cuatro formas de lectura posibles, divide aguas entre fanáticos y detractores. Martín Kohan, Abelardo Castillo, Hernán Isnardi y Ricardo Piglia, entre otros escritores, analizan los pros y contras de la legendaria novela.

Todos los fuegos el fuego

Todos los fuegos el fuego

La pasión de Julio Cortázar por el cine lo llevó a escribir los guiones de dos películas, una de las cuales se perdió para siempre en un incendio.

Continuidad de los juegos

Continuidad de los juegos

No se recuerda dónde se nació, pero sí dónde se jugó. Las aventuras infantiles de Cortázar fueron en Banfield y eso marcó su literatura. “Nunca tuvo hijos”, dice la editora argentina de su obra, como una manera de entender por qué ese barrio y esa niñez se quedaron para siempre en su vida y sus libros.

Una historieta contra el poder

Una historieta contra el poder

En el cómic «Fantomas contra los Vampiros Multinacionales», Julio Cortázar denunció las violaciones a los derechos humanos cometidas en la década de 1970 por las dictaduras latinoamericanas.

De puño y letra

De puño y letra

El fanatismo del escritor por el boxeo dio vida a algunos de sus cuentos más notables, como “El noble arte” y “La noche de Mantequilla”.

El hijo del vampiro

El hijo del vampiro

A tres décadas de la muerte de Julio Cortázar, todavía es materia de debate si lo que puso fin a su vida fue la leucemia o una enfermedad de la que en ese entonces se sabía poco: el SIDA.

«Quería que los alumnos aprendieran»

«Quería que los alumnos aprendieran»

Adelina Dematti de Alaye fue alumna en la secundaria del profesor de Historia Mundial, Julio Cortázar. Jamás lo olvidó, ni siquiera por aquellos momentos difíciles que le hizo pasar, y por eso lo visitó en París. Nada había cambiado, sólo su irreconocible barba.

Maestro y militante

Maestro y militante

Cómo fue la formación docente de Julio Cortázar en un perfil que muestra un camino casi sin obstáculos desde su rebeldía de estudiante adolescente modificando el idioma y haciendo travesuras, hasta la militancia que se inició en las aulas de la universidad dando literatura, ya adulto y camino al exilio.

La escuela de noche

La escuela de noche

Horacio González, actual director de la Biblioteca Nacional, analiza, a través del cuento de la mayor aventura en el Normal Mariano Acosta, la vocación del Cortázar docente y hacía dónde y por qué lo llevó la literatura.

La escuela de día

La escuela de día

Sólo un elegido puede ejercer una actividad ocho años y dejar un legado. Durante el poco tiempo que trabajó como docente, aun sufriéndolo, Cortázar quedó en la memoria de sus alumnos y sus escritos críticos sirvieron de referencia para el futuro de los maestros que hacen de su vocación un arte.

Adán en su paraíso

Adán en su paraíso

El aire de Banfield huele a Cortázar porque nunca dejó de estar ni volver. Su casa natal desapareció pero, hoy, los chicos que concurren a la escuela donde él cursó la primaria lo homenajean cada año. Aristas y rumores sobre su historia familiar.

¿Dónde quedaron los cronopios?

¿Dónde quedaron los cronopios?

Los escritores Sergio Olguín, Martín Cohan, Maximiliano Tomas y Samanta Schweblin debaten sobre la influencia de Cortázar en la literatura argentina y coinciden en la complejidad de pensar en una herencia “cortazariana”.

En primer plano

En primer plano

Sus textos son una fuente de inspiración para guionistas y realizadores, convirtiéndose en el origen de diversos proyectos cinematográficos. Hasta el momento, existen más de veinte adaptaciones de sus obras y una decena de documentales.

Escritor consagrado, músico frustrado

Escritor consagrado, músico frustrado

El jazz marcó, según los especialistas, el ritmo de la escritura de Julio Cortázar, además del contenido de algunos de sus cuentos, como “El perseguidor”. Sin embargo, él se definía como un pésimo trompetista.

Sara Facio: «Era muy galán»

Sara Facio: «Era muy galán»

La amiga personal y fotógrafa del escritor habló con Diario Publicable y contó detalles íntimos del encuentro que tuvieron en París, donde le sacó la foto más famosa.